El Joalduna y el discurso de la diferencia

El nacionalismo vasco, como todos los movimientos de este signo, está obsesionado con construir cierto discurso de la diferencia. Para crear una identidad colectiva (una nación, si se quiere) hace falta dibujar fronteras que separen el “nosotros” del “ellos”. Buscar hechos diferenciales. A lo largo de su historia el nacionalismo vasco ha establecido distintos criterios de exclusión: primero los apellidos autóctonos, luego la lengua (es vasco el euskaldun, el vascoparlante) y finalmente el ideológico: solo es vasco el abertzale. Pero, además de dichos parámetros, un discurso de la diferencia necesita de elementos más visuales para marcar distancias con el “allí” siempre imaginado como oscuro y mediocre, cuando no hostil. Requiere centrarse en lo de “aquí” y lo “nuestro”, obviando lo que nos une al resto de la península, incidiendo en aquello que nos “separa”. Y, cuando no lo hay, se inventa. Precisamente una de las herramientas ideológicas del nacionalismo es la invención de la tradición o, en determinados casos, la manipulación interesada de elementos previamente existentes, como el folclore. Por ejemplo, modificando el simbolismo de una figura local (el Olentzero) para presentarla como un emblema “nacional” que sustituya a otras figuras con mayor arraigo, pero que tienen el problema de ser compartidas con el resto de España (Los Reyes Magos).

Uno de los elementos quZampanzar1e recientemente ha instrumentalizado el movimiento abertzale ha sido el Joalduna o Zampantzar. Se trata de una mascarada de invierno propia de los pueblos de Ituren y Zubieta (Navarra) protagonizada por unas figuras carnavalescas disfrazadas con enaguas, zamarras de oveja, pañuelos de colores y gorros cónicos, así como multitud de escandalosos cencerros. Esos joaldunak desfilan a finales de enero para “despertar” a la primavera. Se trata de una costumbre local, probablemente de origen prerromano, tan vistosa, interesante y respetable como otra cualquiera.

El problema es que el nacionalismo vasco radical está transformando al Joalduna en un emblema nacional, vendiéndolo como si se tratara de una tradición milenaria de toda “Euskal Herria”. Así, han aparecido comparsas a lo largo del País Vasco y Navarra que celebran35008 esta fiesta. La autodenominada “izquierda abertzale” ha vampirizado una tradición local para transformarla en un emblema nacionalista que ayuda a que los vascos se sientan especiales: únicos en el universo mundo y, por consiguiente, muy distintos a sus vecinos “españoles”, que carecen de una costumbre ancestral como aquella. Por supuesto, los ultranacionalistas nunca son respetuosos con la tradición en sí, por lo que la han modificado a su gusto. Los Joaldunak actuales ya no aparecen solo en enero, como antes, sino siempre que la causa los necesita como propaganda patriótica. Así, no es raro ver sus figuras en carteles, partidos de fútbol, manifestaciones pro amnistía o incluso en la conmemoración del “Gudari Eguna” de 2006, en la que se les pudo contemplar delante del escenario poco antes de que unos encapuchados leyeran un comunicado en nombre de ETA. Era una forma de unir, alegóricamente, el pasado ancestral de “Euskal Herria” y la lucha de los “gudaris de hoy”.

Gudari Eguna 2006a

Gudari Eguna 2006c

¿Y por qué me interesa tanto esto del Joalduna? Porque, curiosamente, a unos pocos kilómetros del País Vasco existe una tradición carnavalesca sospechosamente parecida. Se trata de La Vijanera, una mascarada de invierno que se desarrolla en Silió, pueblo que pertenece a Molledo (Cantabria), el primer domingo de enero de cada año. Como en el caso del Joalduna, en esta fiesta existen muchos personajes, pero los protagonistas indiscutibles van disfrazados casi exactamente igual que los navarros, aunque su nombre sea distinto. Se llaman zamarracos. El término significativamente proviene del euskera, lengua de la que el castellano adoptó la palabra “zamarra” o “chamarra” (prenda de vestir hecha de piel y lana). “Zamarraco” o “Zamarrako” sería “el de la zamarra”. Su papel, igual que el de sus homólogos de Navarra, es expulsar a los malos espíritus del año que comienza. Echar al invierno y preparar la llegada de la primavera, vamos.

Canta

© jlgomezlinares

La cosa no queda aquí. Resulta que en Ptuj, al este de Elovaquia, hay otra festividad similar en la que tienen un papel destacado las kurentovanie, desfiles de los kurent o korant. Juzguen ustedes las similitudes entre unos y otros.

El discurso de la diferencia es una herramienta útil para el nacionalismo, ya que le permite hacer creer a un grupo de personas que son mucho más diferentes de sus vecinos de lo que en realidad lo son. Levanta muros, crea fronteras mentales. No afecta solo a los nacionalistas, sino que muchos ciudadanos no nacionalistas también acaban sintiéndose distintos. Es un recurso eficaz, ya que la diferencia sirve como motivo de orgullo. Aunque carezcamos de mérito propio individual, sentirnos parte de un colectivo homogéneo con unas supuestas cualidades nacionales y tradiciones milenarias nos permite creernos, en el fondo, superiores al resto de los mortales. Es gratísimo para la autoestima. No requiere esfuerzo. Solo ser y ya está.

Por supuesto, este discurso está basado en mentiras y manipulaciones, pero, como escribía Walker Connor (Etnonacionalismo), “sean cuales fueren sus fundamentos reales, los mitos engendran su propia realidad, ya que, por lo general, lo que más relevancia política tiene no es la realidad, sino lo que la gente cree que es real”. ¿Qué hacer al respecto? Pues observar la realidad con ojos críticos. Viajar y leer. Todo lo cual, por cierto, no está reñido con el disfrute del Joalduna ni de la Vijanera.

PS: Al parecer a algunos de estos nacionalistas radicales y dogmáticos les escandalizan aportes como este.

PS 2: Información sobre las mascaradas de invierno de Castilla y León aquí.

25 comentarios

Archivado bajo Cantabria, ETA, Historia, Nacionalismo

25 Respuestas a “El Joalduna y el discurso de la diferencia

  1. Juan

    Precisamente viendo el telediario hoy, dia de reyes, han informado de la fiesta càntabra y me ha llamado la atención su similitud con la “milenaria” tradición vasca…los hechos diferenciales siempre acaban siendo escasamente diferenciales….Y lo peor es lo aburrido, por lo menos ahora es menos peligroso, que resulta el discurso de la búsqueda permanente de purezas, conflictos y enemigos.

  2. Alberto

    Justamente los Reyes (parece que no el Olentzero) me han traido tu libro, y encuentro tu blog por casualidad. Lo pongo en mis favoritos. Saludos.

  3. Joanes

    Dices que el discurso de la diferencia es una herramienta útil para el nacionalismo. Y supongo que aplicarás la misma tesis a todos los Estados, en su génesis, construcción, desarrollo e implantación, aunque ahora se denominen democráticos y de derecho. Es decir, supongo que propondrás la eliminación automática del concepto jurídico de “nacionalidad” de los ordenamientos jurídicos europeos y la consiguiente eliminación de toda la legislación de extranjería, con la automática desaparición del concepto de “soberanía nacional”. Porque si no es así, se podrá entender que no hablas del discurso de la diferencia como tal sino que expones un antinacionalismo vasco puro y duro, y por ende, de un anti-nacionalismo parcial, en tanto que solo referido al que no ha llegado a constituir un estado, Porque estaremos de acuerdo que todo estado, en cuanto basado en la soberanía nacional y en la dicotomía nacional-extranjero, se basa única y radicalmente en el discurso de la diferencia (aunque este se autodenomine constitucional, democrático y de derecho o de postnacionalista, postnacional o postidentitario o de todos los post que le quieras añadir). Por de pronto, también podrías corregir el nombre del personaje del Carnaval navarro y denominarlo tal y como se llama originalmente: Ioalduna, ya que Zanpantzar es el cencerro en sí, no el personaje (el Zampanzan ese que recoges en el título debe de ser algún personaje zampón de alguna mitología hispana desconocida por el lector local; y el Zampanzar que citas en el texto es tanto como, con todos los respetos, llamarte a ti Gaisca, que oye, igual te gusta y todo). Un saludo.

  4. Joanes

    Estimado Gaizka:

    Si te digo la verdad he leido tres veces la referencia de euskomedia, y o leo mal o el Zampanzan que mencionas no aparece en ningún lado. Creo que sería sincero por tu parte corregir la denominación del título puesto que es completamente incorrecto.

    Por otro lado creo que precisamente una de las mejores manera de construir diferencias de manera “fundamentalista” (las diferencias están ahí, se construyan o no, igual que las homogeneidades, pero no solo en la península como entorno “natural” tal y como afirmas en el texto: “Requiere centrarse en lo de “aquí” y lo “nuestro”, obviando lo que nos une al resto de la península”, sino en todo el género humano y entre todas las culturas – ¿o acaso existen insalvables diferencias culturales entre Tarifa y Tánger? ¿entre Huelva y Faro? ¿entre Barcelona y Niza? ¿entre Palma de Mallorca y Ajaccio? ¿entre Almería y Palermo? ¿entre Donosti y Baiona? ¿o entre Bilbao y Burdeos?¿acaso son naturales las fronteras estatales españolas?) es negarse a llamar al diferente próximo culturalmente tal y como él/ella mismo quiere que se le llame, en este caso Ioalduna o Zanpantzar. Puesto que negarse a utilizar la toponimia y nomenclatura propia del otro culturalmente/lingüísticamente, sobre todo cuando este es pequeño (en este caso cualquier denominación euskaldun, pero aplíquese a cualquier minoría) en favor de la dominante y hegemónica (en este caso castellana, pero aplíquese a cualquier mayoría) no es más que recordar continuamente al minorizado (quizá niegues que la lengua y cultura euskaldun han sido, son y siguen siendo minorizadas, no lo creo) que no son “aptas” para su uso por parte del posicionado en la hegemonía, y por lo tanto, no es merecedor de su aceptación como válido para la interlocución, en cuanto que no acepta en el otro minorizado una posición de igualdad. Un saludo.

  5. Estimado Joanes:

    Como ya admití, el nombre correcto del personaje es joalduna (u ioalduna o ihoalduna, de las tres maneras lo he visto escrito). La cuestión es que se ha popularizado el otro. No soy ningún experto en el tema de los carnavales, lo mío es la historia política, así que escribí “Zampanzar”, y no otra cosa, sencillamente porque fue la primera grafía con la que me topé, concretamente creo recordar que fue en esta web: http://www.ahari.org/esp/ihoaldunak2.htm. No tengo absolutamente ningún problema en variar la grafía y poner “zanpantzar” o, ya puestos, joalduna. Es más, lo voy a hacer, porque concretamente en eso tienes razón.
    Respecto al uso de la toponimia euskaldun cuando se escribe o habla en castellano hay una norma muy clara al respecto. La misma que rige para términos castellanos en euskera (o en cualquiera de esos idiomas respecto al inglés). Si en un idioma hay una topónimo tradicional se utiliza este preferentemente sobre el topónimo administrativamente oficial. Así, en castellano es más correcto emplear “Nueva York” que “New York”, en euskera “Madril” que “Madrid” o en inglés “Seville” que “Sevilla”.

    Un cordial saludo.

  6. Hola,
    Hace poco leí tu artículo y la verdad no me sorprendió nada que después de terminarlo llamaras nacionalistas radicales a aquellos que no caben en la ideología hegemónica, dominante y naturalizada española, que en este artículo reproduces, como bien te ha criticado Joanes y no has sabido / querido contestar. La respuesta a tu artículo está precisamente en el link que pones a la página Lapiko Kritikoa, en el artículo “2012ko kontzeptua: hegemonia”.
    Como bien es sabido, la construcción ideologica mas fuerte, la más violenta, es aquella que no se ve. Aquella que logra fijar su particularidad o identidad como natural, y la adversaria como política. Te recomiendo ver este vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=JIgwyJ4_mAM (min.22-23).
    Por lo tanto, el problema de una parte del independentismo vasco no sería ese que tu dices: sería que reproduce sin darse cuenta el discurso hegemónico español de identidades diferenciadas / naturales. De ahí los discursos o mitos de la lengua más vieja y todo el folklore de la diferencia que todavía existe.
    Pero ese discurso está tocando su fín y el discurso hegemónico español también llega a su fín. El nuevo combate que se fija es el siguiente: nacionalismo radical, etnicista, catolico y romántico español, versus euskal demokrazia. Que gane el mejor.
    Un saludo,

  7. Llego a este artículo y no doy crédito a lo que veo. Resulta que usas la figura del Joalduna para criticar la “construcción” de identidades, y a continuación haces lo contrario.

    Te comento: en Navarra existen muchos carnavales ancestrales, diferentes a otros carnavales más populares, como son el de Tenerife, el de Cádiz, el de Notting Hill o el de Bilbao. Uno de ellos es este de Ituren, pero los hay diferentes, como en Unanue o en Altsasu. El de Altsasu, nombrado de interés turístico por el Gobierno de Navarra (nada sospechoso de ser constructor de nacionalismos vascos) invita todos los años a otros carnavales “similares” (aunque no iguales, ya que no existen dos cuestiones iguales). Se ha invitado a carnavales de Huesca, Catalunya, Rumania… porque lo que une a todos estos carnavales es, precisamente, el ser ancestrales, como bien indicas, probablemente prerromanos.

    Es decir, son los propios impulsores de estas figuras las que intentan internacionalizar su carnaval (del que se sienten orgullosos) y convertirlos en símbolos (cosa mucho más fácil).

    Sin embargo para tí esto es una demostración de que los nacionalistas vascos deben de ser medio lelos, al tomar una serie de imagenes y elevarlas a rango de construcción nacional, olvidando que hay cosas similares (que todo amante del carnaval tradicional conoce) en lugares cercanos y lejanos. (Se te ha olvidad comentar los montes bulgaros y Siberia, por cierto). Ante esto, dos cuestiones simples:

    1- El libro “Euskal Zibilizazioa”, de Alfontso Martinez Lizarduikoa, se fija precisamente en estos elementos comunes a las culturas antiguas de Europa, para afirmar que el pueblo vasco existe, y es la representación que queda de una cultura paneuropea anterior a la actual germano-latina. Es decir, tus argumentos no hacen más que reforzar que el pueblo vasco tiene una existencia anterior a la creación de los estados nación.

    2- Como bien te dice Andoni Olariaga en el anterior comentario, todos los símbolos son construcciones. Todos los años veo las mismas costumbres y tradiciones en la televisión: tomatina, carnavales de Cadiz, el pueblo ese que se lanzan harina, la celebración en Lepe del año nuevo un día antes, las corridas de toros más famosas. Es la cultura hegemónica la que nos hace creer que todos esos son los naturales, y los vascos son los que intentan crear una representación “nacional”. sin embargo la chirigota es tan local como los Joaldunak, a pesar de que haya peñas de chirigotas en otros lugares del mundo. Ir de blanco y con pañuelo rojo a correr delante de los toros es una costumbre moderna, pero popularizada en la televisión. TODOS los simbolos son inventos, al igual que todas las fronteras. ¿Por qué van a ser unas naturales y otras fanatismos o ilusiones?

    • “El problema de fondo del autodenominado no-nacionalista vasco-español claro está, está en el punto de partida de su propia auto-definición en tanto en cuanto «no-nacionalista». Es como conmigo que soy a-teo, pero con peores consecuencias. Es decir: cuando «practico» el ateísmo, lo que hago en última instancia es escenificar mi desafío a Dios. Pero desde el momento en que elijo directamente entre teísmo y ateísmo, la elección misma se sitúa ya en el dominio divino de la fe. El ateísmo (o la decisión de no creer en la divinidad de Dios) da cuenta, de este modo, de una actitud un tanto circular, puesto que el verdadero «sin-Dios» no elige su «sin-Diosidad»; para él(la) la pregunta misma (¿Existe Dios?) es irrelevante y la cuestión divina queda excluida de antemano.

      Y mutatis mutandis, al no-nacionalista vasco-español ¿no le ocurre lo mismo que a mí, pero en lo secular? Es decir ¿que cuando «predica» su no-nacionalismo, lo que hace en última instancia es escenificar su desafío a algo que no cuestina en lo fundamental”…

      Hace aino y medio o asi (2011-07-22) me publicaron este articulo en el “periodico nacionalista radical” Gara: “Por un estado europeo en Euskal Herria”: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20110722/280365/es/Por-estado-europeo-Euskal-Herria que tambien se puede encontrar aqui con figurines y todo: http://basque.criticalstew.org/?p=7002

      El problema PUES es la siguiente PUES: Pensaba que todo el mundo estaba haciendo un esfuerzo para cambiar el chip y sobretodo como candidato a intelectual que todos deberiamos intentar adecuarnos a, e / o intentar asimilar las nuevas corrientes del pensamiento y teorias criticas etc etc. No te quedes atras. No te dejes embaucar. Espero que todo esto te haya servido para pasar la tesis o lo que sea, (libro etc), pero estas utilizando movidas muy passes, muy de los 90! lo siento. No podesis seguir alimendandoos de nosotros como si fueramos tontos para que podais seguir siendo los listos. Sorry mate! Eso ya se acabo! Menos basura ideologica y un poco mas de seriedad intelectual, por favor!

    • Carlos Linares Ruiz

      Tienes mucha razón en tu respuesta. Te sugiero que veas en este vídeo las imágenes que te recordarán no solo al Joaldunak; también a los cigarrones de Verín etc. Lo que pasa es que como bien dices, es patrimonio cultural común europeo a preservar y estudiar y nadie debería apropiárselo. https://www.facebook.com/TribesPeople/videos/1682092182050152/

  8. Unai Apaolaza

    Gaizka, artikulu hau idazteari bi arrazoi posible ikusten dizkiot. 1) Zientzien “objektibotasunaren” mozorropean ahutu politiko bat indartu nahi duzu; estatu espainiarra ez zatitzea. Kasu honetan estrategia politiko bat egiten ariko zinateke. 2) Benetan sinesten duzula historia eta etnografia “objketiboak” direla eta izugarrizko ikerketa sakon eta mardul bat eta gero “egia” ikusi eta konturatu zara “benetakoa”, “sanoa”… den aukera bakarra espainiarra sentitzea dela. Zure onerako, pentsatu nahiko nuke, zure kasua 1.a dela, 2.a balitz, doktore titulua kentzeko arriskua zenuke.
    Jarraian, pasa den astean Lapikoan artikulu honi egin nion kritika zintzilikatuko dizut hegemoniaren logika zer den eta nola funtzionazten duen ikus dezazun. Dena dela zabalago hAUSnART aldizkarian idatzi nuen “hegemonia eta estrategia independentista” artikuluan izango duzu.

    1. “El nacionalismo vasco, como todos los movimientos de este signo, está obsesionado con construir cierto discurso de la diferencia”
    “el nacionalismo vasco ha establecido distintos criterios de exclusión”
    “Requiere centrarse en lo de “aquí” y lo “nuestro”, obviando lo que nos une al resto de la península, incidiendo en aquello que nos “separa”.”
    “Precisamente una de las herramientas ideológicas del nacionalismo es la invención de la tradición o, en determinados casos, la manipulación interesada de elementos previamente existentes, como el folclore.”
    “Por supuesto, los ultranacionalistas nunca son respetuosos con la tradición en sí, por lo que la ha modificado a su gusto”
    “Por supuesto, este discurso está basado en mentiras y manipulaciones”
    ETA BUKAERAN GAIXOTASUNAREN KONTRAKO ANTIDOTOA: “¿Qué hacer al respecto? Pues observar la realidad con ojos críticos. Viajar y leer.”
    Gaizka Fernandez, diskurtso hegemoniko bat indartu nahian dabil. Diskurtso hegemoniko espainiarra. Hegemoniaren logikak norberaren posizio politikoak “normaltzat”, “gizalegezkotzat”, “sanotzat”, “benetazkotzat”… kontsideratzea dakar, aurkari politikoarenak aldiz “desbiazio”, “gaixotasun” “faltsu” bezala kontsideratzea dakar. Posizio hegemonikoa lortu duen subjektu politikoak, bere partikularra ezkutatu egiten du eta unibertsalen jabe izango balitz bezala hitz egin, jokatzen du. Ez du inongo azalpenik eman behar, berea da normalitatea. Gaizka hortaz, borroka hegemonikoan dabil; espainiar estatua zatitzea nahi ez duen baten hautu politiko partikularretik dabil hitz egiten.
    Garrantzitsua da erreparatzea ere, euskal independentismoa erasotzeko, unionismoak, derrigorrezkoa duela independentismoa, partikularren “nosotros” etniko, linguistiko, kultural, historiko baten defendatzaile bezala marraztea. Bestela ez du erasotzeko heldulekurik.
    Zentzu horretan, esan behar da ere, independentista batzuk, beraien diskurtso partikularistarekin oso erraz jartzen diotela unionismoari nondik erasotu.
    Faktore objektiboetan oinarritutako dikotomiatik, borondate politikoan oinarrituriko dikotomiara pasatu behar gara. Abertzaletasunetik independentismora alegia (http://basque.criticalstew.org/?p=6234). Horretarako logika esentzialista baino hegemoniaren logika erabiltzea eraginkorragoa suertatu daiteke. Logika horrek independentismoa partkularren babeserako beharrean unibertsalak bermatzeko dela azpimarratu beharko luke. Honek ez du esan nahi, hizkuntza, kultura alde batera uzten direnik, ez, unibertsala hegemonikoa bilakatu den partikularra dela kontsideratzen badugu, unibertsala gure partikulartasunetik eraiki behar dugula esan nahi du, besterik ez.
    Aste honetan, David Fernandez CUPeko bozeramaileak, Salvador Lopez Arnaizek idatziriko eta iraultzailetzat mozorroturiko gutun inperialista espainiar bateri ematen dion erantzunean honela dio: “Ni ez naiz nazionalista, independentista baizik”. Esaldi honetan dago gakoa.
    Transizio honek, abertzaletasunetik independentismorako transizioak alegia, bi onura nagusi dituela iruditzen zait. 1.) Unionismoaari, indpendentismoa erasotzea ikaragarri zailtzen zaiola eta 2) Subjketu independentista zabaltzeari abertzaletasunak jartzen

    Ba hoixe Gaizaka, badatorkigu independentismoaren eta unionismoaren arteko borroka ideologikoa eta zure kasuan behintzat borroka horretarako oso erraminta eskasekin zabiltzala iruditzen zait. Besarkada bat.

    • Alfredo

      Unai, no entiendo tu comentario (soy castellanoparlante). Como veo que comprendes el castellano… ¿me lo puedes traducir?
      Gracias.

  9. Gaizka; diferentziak, tradizioak, berezitasunak, mugak, hizkuntza artifizialak… “asmatzen” dituztenak beti “besteak” dira. Oso kuriosoa da.

    Norberaren ezaugarriak, jaiegunak, aduanak eta normaltasun eta ulerrerraztasunaren hizkerak aldiz, natural-naturalak. Ez bakarrik berezkoak, baita bidezkoak ere (eta alderantziz).

    Benetan fenomeno interesgarria, aizu 🙂

    Edozelan ere, zure “etxean” edo blogean nabilenez, zure hipotesia ontzat jo dezadan une batez: euskal abertzaleok (edo independentistok) asmatzaile hutsak gara, eta lehen ez zena izan arazteko gaitasuna daukagu. Tartean espainiar ez-nazionalistak aldiz inerteak dira (zarete), errealitate “erreal” justo, natural baina aldaezinaean murgilduta; betiere dena behin eta berriro errepikatzera kondenatuta, munduan ekiteko inolako aukerarik gabe. Pentsatzen jarrita, beti galtzaileen bandoan sentitu garen arren, agian irabazle gara benetan… bejondeigula! Nahiago asmatzaile, errepikatzaile baino!

    PS: “Zamarrakoa” euskal hitza izateak benetan ez dizu beste ezer adierazten? 😀

    • Alfredo

      Txerren, no entiendo tu comentario (soy castellanoparlante). Como veo que comprendes el castellano… ¿me lo puedes traducir?
      Gracias.

  10. Buenos días Gaiza,
    Te escribo como Vijanero que soy, y para agradecerte tu artículo. Soy cántabro, amo mi tierra y lo que significa. Y la amo más porque comparto mucho de estos significados con mis pueblos vecinos, desde Galicia a Navarra. Si hay algo que diferencia a los vascos del resto de pueblos de España, no es lo que más les enorgullece, sino lo que les debería avergonzar. Afortunadamente en el resto de la cornisa cantábrica hemos disfrutado de todo esos símbolos que hacen grande al pueblo vasco sin tener que pagar por ello letales peajes. De las montañas más al inmenso mar…todo eso en muy pocos kilómetros hacen de este norte de España un lugar idílico, pero solo eso, un lugar más en el mundo. Por suerte, el nacionalismo se cura viajando, compartiendo y creciendo, un ejemplo: https://vimeo.com/12239870
    Gracias Gaiza, solo una cosa, La Vijanera se hace en Silió, y es de Silió, pueblo que pertenece a Molledo. Pues, si este carnaval pagano tiene más de 30 años de continuidad es por la implicación y el respeto que han tenido por él los habitantes de Silió, de quiénes es muy fácil sentirse orgulloso y no por ello sentir que son más que nadie.

  11. Aizkora K

    Mucha gente quiere que los “otros” curen su nacionalismo. Eso, ¡que cambien los otros!
    Hace unos años en Zubieta, en el molino, vimos un video (o DVD) sobre los joaldunak y se hablaba (con palabras e imagen) de otras fiestas con “cencerros”.
    No me avergüenza el terrorismo en nombre de cierta versión de Euskalerria y del socialismo (pongan el acento a gusto del consumidor), me asquea.

  12. Buenas, acabo de descubrir la página, me ha interesado el artículo y algún otro. Iré haciendo más visitas.
    Aporto este texto…
    http://www.casaculturasd.org/ARCHIVOS/CuadernosCampoo/cc02_05.pdf

    En la página 37 se ofrece otra versión bien diferente de la etimología de Zamarraco-Zamarrón. Sin ningún tipo de acritud hacia nadie, al contrario, llama la atención que cada 2 x 3 encuentras referencias al origen euskera de topónimos de Cantabria como Beranga, Berria (playa de), Selaya, y un largo etcétera.

    Un saludo para SIlió, un orgullo que los vecinos hayan recuperado lo que eliminó la dictadura. Si no fuese por los vecinos, los gobernantes habrían instaurado en estos días una colorida feria rociera. Espectacular la Vijanera.

    Un saludo, muy interesantes las reflexiones del artículo.

  13. Pilar

    Desconocía lo de las mascaradas, y soy castellana (para otr@s leonesa, pero ante todo salmantina, y aquí no hay nada de esto, y como he viajado poco por Castilla y León porque no tiene mar…). Y además no me gustan nada los Carnavales y los disfraces, nosotr@s solo buscamos un pueblo bonito de la región para unos días de noviembre, nos da igual las fiestas locales y si se han copiado de otros sitios, no voy a entrar a discutir con la gente del pueblo, yo lo que me digan… El País Vasco está descartado (no por mi parte porque a mí me parece estupendo sino por la otra parte), pero si alguien me dice que se quiere independizar, solo le digo 2 palabras: hasta luego. Respeto a quienes hablan euskera, pero no entiendo nada. En fin, siempre nos queda el TripAdvisor para las cosas más prácticas. Para todo lo demás, MasterCard. Salu2.

  14. Carlos Linares Ruiz

    Muchas gracias por el artículo. Ahí va un enlace que encuentro muy aclarador a su artículo; http://laperla-whynot.blogspot.com.es/2014_06_15_archive.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s