¿Quién es el responsable de los atentados de Barcelona y Cambrils?

A raíz de los últimos atentados terroristas, todólogos de todo pelaje y condición han salido a la palestra para señalar que el auténtico responsable de la masacre es (a elegir): el Islam, el capitalismo, el fascismo, el racismo, el multiculturalismo, la política de inmigración, la RGI, el buenismo, los refugiados, la ineficacia de las FCSE, la Casa Real, el Gobierno español, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, EEUU, Trump, Aznar… Evidentemente, no es así. Todo ser humano está condicionado por su contexto, por su ideología, por su identidad, su entorno o los líderes cuyo discurso escucha, pero al final hace uso de su libre albedrío. Elige, toma sus decisiones, es responsable de ellas y de las consecuencias que traen aparejadas. Desde las más pequeñas hasta la muerte de otros seres humanos. Cuando un terrorista asesina, sea un etarra o un yihadista, no lo hace como un autómata ni cumple con su destino ni se ve obligado por un “conflicto”. El único culpable de sus actos es él mismo. Pocos criminales son tan sinceros como para admitirlo, pero hay algún caso notorio que lo ilustra bien. Lean este fragmento de la carta de despedida a su familia de Abdennabi Kounjaa, uno de los terroristas responsables del atentado del 11-M, que, por cierto, inspiró el título de mi último libro: “Os habéis puesto en contra de mis pensamientos y de mi deseo. Yo me he sacrificado partiendo de mi total convicción (…). Por ello, ha sido mi voluntad la que ha optado por el camino del yihad”.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

José Antonio Pérez y Gaizka Fernández Soldevilla: “La historia sin documentos”

Pueden leer el artículo que nos ha publicado El Español aquí

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

El Ayuntamiento de Santoña acoge una exposición dedicada a las víctimas del terrorismo

redes_santoña

Del 7 al 31 de agosto, el Ayuntamiento de Santoña acogerá una exposición dedicada a las víctimas del terrorismo en Cantabria y en otros atentados

 EXPOSICIÓN “DE HIPERCOR A ERMUA” EN SANTOÑA

– La organización de la muestra está realizada por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y la Fundación Víctimas del Terrorismo con la colaboración del Ayuntamiento de Santoña, la Agencia Efe y los diarios del Grupo Vocento, El Diario Montañés y El Correo.

– Las 27 fotografías han sido cedidas gratuitamente por la Agencia Efe, El Diario Montañés, El Correo y Fidel Raso, reportero gráfico del desaparecido Diario 16.

-La exposición incluye un panel con los nombres y apellidos de las 23 víctimas de ETA vinculadas a Cantabria, imágenes de atentados de la banda terrorista y un espacio de documentación con portadas de prensa de la época.

 

2017 es un año de aniversarios de atentados de ETA en Cantabria y en el resto de España. Se cumplen treinta años de los atentados más sangrientos de ETA, en el centro comercial Hipercor de Barcelona, donde se registraron 21 muertos y 45 heridos, y en la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, donde la banda terrorista dejó un siniestro balance de 11 muertos y 88 heridos. Una década más tarde, en 1997, se produjo el secuestro y asesinato de Miguel Angel Blanco, concejal del Partido Popular en la localidad vizcaína de Ermua.

Entretanto, Cantabria también sufrió los efectos de ETA, especialmente en 1992, en el atentado en el popular barrio santanderino de La Albericia, del que se cumplen 25 años. El 19 de febrero de 1992, la explosión de un coche-bomba al paso de una furgoneta de la Policía Nacional dejó como balance tres víctimas mortales y diecinueve heridos. Fue una acción sangrienta más con la que la banda terrorista intentó inútilmente doblegar al Estado para obligarle a negociar sus pretensiones.

La exposición “De Hipercor a Ermua” trata de recordar a las víctimas de aquellos salvajes atentados que estremecieron y conmocionaron a toda España produciendo reacciones sociales e institucionales sin precedentes en nuestra democracia. De la mano de 27 fotografías de la Agencia Efe, El Diario Montañés, Fidel Raso/Diario 16 y El Correo, la muestra busca que estos trágicos acontecimientos no caigan en el olvido y no vuelvan a repetirse. Además de esas imágenes, se exhibe un panel en un roll-up con los nombres de todas las víctimas de ETA en o de Cantabria, y un espacio de información, donde pueden consultarse las primeras páginas de diferentes periódicos de la época.

La lista negra de las 23 víctimas de ETA vinculadas a Cantabria se cierra con el brigada del Ejército de Tierra, Luis Conde de la Cruz, víctima mortal de la explosión de un coche-bomba de ETA, el 22 de septiembre de 2008, frente al Patronato Militar Virgen del Puerto de Santoña, localidad en la que pasaba sus vacaciones.

La inauguración oficial de la muestra tendrá lugar el lunes, día 14 de agosto, a las 12 del mediodía, con presencia del alcalde de Santoña, Sergio Abascal, y el director del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, Florencio Domínguez.

Sin embargo, la exposición estará abierta desde el día 7 de agosto, hasta el próximo día 31, en horario de lunes a viernes de 08:00 a 15.00 horas. La entrada será gratuita.

 

DÍAS:     Del 7 al 31 de agosto de 2017.

LUGAR: Ayuntamiento de Santoña. Palacio de Manzanedo

Calle Manzanedo,27

SANTOÑA

 

 ENTRADA GRATUITA

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

“Una lección incómoda”, El Correo, 28-VII-2017

Una lección incómoda.jpg

Una lección incómoda

Gaizka Fernández Soldevilla

Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo

Rafael Leonisio

Euskobarómetro (UPV/EHU)


 

Por encargo del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, el Euskobarómetro ha elaborado un informe acerca de la actitud de la sociedad vasca ante las víctimas de ETA. Una de las preguntas que se hace a los 1.200 encuestados es cómo abordar nuestro pasado reciente. Un 43% se decanta por cultivar la memoria de las víctimas del terrorismo. Sin embargo, un 44% quiere pasar página. Hacerlo supondría seguir mirando hacia otro lado, actuar como si aquí nunca hubiera ocurrido nada, como si la violencia de ETA no hubiese existido.

El olvido es un escarnio a las víctimas y una oportunidad para la propaganda ultranacionalista que pretende legitimar los crímenes de la banda. Cicerón dejó escrito que la historia es magistra vitae, maestra de la vida. Ignorarla significa negarse a aprender una lección incómoda pero esencial, sobre nuestro pasado y sobre nosotros mismos. En palabras de Primo Levi, “lo sucedido puede volver a suceder, las conciencias pueden ser seducidas y obnubiladas de nuevo: las nuestras también”. Si no sabemos lo que ocurrió, corremos el riesgo de repetirlo.

Pasando página, la historia es sustituida por un recuerdo consolador y edulcorado, pero poco fiable. El trabajo del Euskobarómetro lo refleja con claridad. Cuando se pide a la ciudadanía que indique qué actores han contribuido al fin del terrorismo, estos resaltan el protagonismo de la movilización de la sociedad civil en general. Es el agente que más destacan (6,5 en una escala de 1 a 10 donde 10 es la máxima contribución), por delante de la evolución interna de la “izquierda abertzale” (6,1), los movimientos cívicos de resistencia (5,6) y muy por encima de, entre otros, la actuación de la Ertzaintza (4,9) o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (4,7).

Ahora bien, siguiendo el propio informe, únicamente el 37% de los encuestados participaron alguna vez (30%) o en bastantes ocasiones (7%) en iniciativas contra la violencia de ETA. El 59% confiesa que no lo hizo nunca. Podría achacarse este último dato al hecho de que en la actualidad hay muchos jóvenes que no han vivido la etapa en la que los atentados terroristas eran cotidianos. No obstante, si eliminamos de la muestra a los menores de 35 años, los números son prácticamente los mismos: 9% de movilizados habituales, 33% de ocasionales y un 58% que dice que nunca se movilizó.

¿Esa minoría activa es una fiel representación del conjunto de la sociedad vasca? La respuesta es negativa: tiene unas características específicas en cuanto a ideas políticas e identidad. Así, si bien un 51% de la población se declara no nacionalista, ese porcentaje sube a un 64% en el caso de quienes participaron en iniciativas pacifistas. Correlativamente, un 41% de ellos se sienten tan vascos como españoles (frente a un 30% de toda la sociedad), un 13% solo españoles o más españoles que vascos (4 puntos más que el resto) y un 38% se consideran más vascos o solo vascos (cuando en el total esas dos opciones suman el 56%). En otras palabras, los ciudadanos movilizados, aquellos a los que se atribuye el final de ETA, tienen un perfil diferente al del conjunto de la población vasca. Poco mainstream, podríamos decir, ya que la ideología dominante, el nacionalismo, tiene una presencia minoritaria. Es algo que también se ve cruzando esta pregunta con el recuerdo de voto. Siendo la movilización minoritaria en todos los electorados, solo el 3% de quienes apoyaron a EH Bildu en las autonómicas de 2016 se movilizaron habitualmente contra ETA, porcentaje que sube en el electorado del PNV (8%) y Podemos (13%) pero, sobre todo, entre el del PP (17%) y el PSE-EE (18%).

Los datos cuestionan la complaciente imagen de una banda terrorista derrotada por el rechazo activo de la gran mayoría social. Es cierto que casi toda la población vasca estaba contra ETA, pero solo una minoría se atrevió a demostrarlo en la calle, movilizándose con cierta frecuencia. Fue el caso de quienes se pusieron el lazo azul en la solapa o acudieron a los actos organizados por las instituciones democráticas y los grupos pacifistas: Gesto por la Paz, Denon Artean, la Asociación Pro Derechos Humanos, Bakea Orain, etc. En Euskadi hubo miles de ciudadanos que tuvieron el valor de ejercer como tales frente al terror, pero fueron muchos más, una mayoría abrumadora, los que prefirieron quedarse en casa. Lo hicieron por diversas razones, la más poderosa de las cuales fue el miedo a ETA y sus cómplices: los radicales que señalaban, presionaban y atacaban a quienes se sumaban a iniciativas pacifistas.

Guste o no, esa es la cruda realidad acerca de nuestro pasado. ¿Y el futuro? Al respecto el informe arroja resultados esperanzadores. Por un lado, la absoluta mayoría de los encuestados se declaran en contra de los homenajes a presos de ETA excarcelados (74%) y de las pintadas que los enaltecen a ellos y a la banda (79%). Por otro, el 83% de nuestros conciudadanos creen que las víctimas del terrorismo merecen reconocimiento público y memoria. ¿Cómo materializarlos? Mediante programas educativos (62%), documentales y películas (57%), así como trabajos académicos (51%). Ya los está impulsando el Centro Memorial, que es considerado necesario por el 53% de la sociedad vasca.

Leamos la página. Aprendamos la lección.

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

“La historia amputada”, El Correo, 21-VII-2017

La historia amputada.PNG

Hace treinta años Juan Pablo Fusi (El Correo, 05-04-1987) denunció que la mayoría de la ciudadanía sabía quién era el general carlista Tomás de Zumalacárregui, pero no quién era su hermano, Miguel Antonio: un jurista y político liberal que ocupó los cargos de alcalde de San Sebastián, diputado, senador, ministro y presidente de las Cortes. El olvido de una figura tan destacada parecía un claro ejemplo de cómo el “País Vasco desconoce su historia más reciente. Está forjándose una conciencia de sí mismo mutilada y deforme: está construyendo su identidad sobre una amputación brutal de la verdad histórica. Tal vez se esté aún a tiempo de rectificar”. Y es que por aquel entonces Fusi todavía confiaba en que los historiadores y los medios de comunicación recuperaran para el gran público “la verdadera historia del País Vasco”.

Por desgracia, no se ha conseguido. Hoy en día una amplia capa de la población sabe quién fue Tomás de Zumalacárregui, que da nombre a una gran avenida en Bilbao. Irónicamente, se trata de la misma ciudad que él sitió y bombardeó, y en la que resultó mortalmente herido. Por cierto, la calle fue bautizada así en agosto de 1937, dos meses después de que Bilbao fuese tomado por las tropas franquistas, entre las que se contaban muchos carlistas vascos y navarros. Las sucesivas corporaciones democráticas han mantenido el nombre de la avenida. Sin embargo, nadie se acuerda del otro hermano, Miguel Antonio.

¿Cómo explicar que se ignoren determinados personajes, fenómenos y épocas? En primer lugar, por la desidia de una parte de la sociedad, que huye de toda lectura o producto audiovisual que le resulte fatigoso o que le obligue a replantearse sus ideas preconcebidas. Segundo, porque los historiadores hemos descuidado la divulgación. Nuestra ausencia ha permitido el intrusismo extra académico, como el de la industria propagandística del nacionalismo radical, que pretende convencernos de la existencia de un “conflicto” étnico en el que vascos y españoles llevarían enfrentados desde la noche de los tiempos. Carece de rigor, pero es hábil en cuestiones de marketing.

A esta competencia se suma el desinterés que las instituciones y los medios de comunicación públicos muestran por los avances de la historiografía profesional. Así, es llamativa la escasa atención que, pese a las proclamas a favor de la memoria histórica, han recibido las excelentes obras de Pedro Barruso, Javier Gómez y Erik Zubiaga, quienes han investigado la represión franquista en la Guerra Civil y la posguerra en Guipúzcoa, Álava y Vizcaya, respectivamente. Tampoco es comprensible que ETB 2 retrasara casi un año la difusión de la serie documental “El Gobierno Vasco en el exilio”, con guiones de José Luis de la Granja, Santiago de Pablo, Ludger Mees, Iñaki Goiogana y Leyre Arrieta. Al final, pese a las protestas que tal decisión suscitó, se emitió en un horario intempestivo, entre las 0:30 y la 1:30 h. de la noche. Tuvo peor suerte la segunda parte de la serie documental “Transición y democracia”, coordinada por Juan Pablo Fusi. Duerme el sueño de los justos desde 2012. Mientras tanto, EiTB ofrece documentales de discutible calidad. ¿Y qué decir de la chocante ausencia de historiadores en la Junta de Expurgo de Expedientes Judiciales de Euskadi, que ha destruido muchísima documentación insustituible, como sumarios de atentados terroristas?

Nuestro oficio consiste en ofrecer un relato veraz y riguroso del pasado, elaborado por medio de una metodología científica y del examen exhaustivo de las fuentes disponibles. A menudo, en el proceso, los historiadores sacamos a la luz datos que no encajan en las grandes narrativas identitarias. Nos volvemos incómodos. Por eso se prefiere la publicidad, más complaciente, por muy fantasiosa que sea.

Así, el País Vasco se ha convertido en un lugar privilegiado para observar cómo se inventan tradiciones milenarias, mitos y héroes nacionales. En octubre del año pasado se inauguró en Vitoria el “Espacio Martín Ttipia” con el fin de honrar la figura de este gobernador, quien entre 1199 y 1200 habría dirigido la heroica defensa de la ciudad, que entonces formaba parte del reino de Navarra, frente a la traicionera invasión castellana. Como señaló en estas páginas Santiago de Pablo (El Correo, 13-11-2016), se trataba de un “esperpento berlanguiano”. No hay ninguna prueba de que Ttipia estuviese presente en el asedio. Por otra parte, resulta inadmisible hacer pasar por una especie de guerra patriótica lo que no fue más que uno de los innumerables enfrentamientos entre reyes de la Edad Media. No había abertzales avant la lettre, sino simples súbditos: los habitantes de Álava lo eran del rey de Navarra, pero antes lo habían sido de los de Castilla y de León. Lo lógico era que, tras el artículo de De Pablo, la Administración hubiese consultado a los historiadores medievalistas de la universidad. Pero se prefirió financiar un “espectáculo itinerante” en honor a Martin Ttipia. De tal manera, en riguroso directo, los ciudadanos asistimos al nacimiento de un nuevo héroe, protagonista de un episodio más del secular “conflicto”.

Se sigue amputando la historia. Ahora bien, si los historiadores nos esforzamos en divulgar nuestro trabajo, si la sociedad se acerca a él y si nuestras instituciones empiezan a respetarlo, quizá podamos revertir esta situación.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Raúl López Romo: “Protestar contra el terror”, El Correo, 20-VII-2017

2017-07-20-PHOTO-00000107

Deja un comentario

20 julio, 2017 · 7:39

La obra “Vidas rotas. Historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA” en descarga libre y gratuita

9788467032789.jpg

Gracias a la iniciativa de la Fundación de Víctimas del Terrorismo y la editorial Espasa, aquí pueden descargarse el pdf de la ya clásica obra de Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García, Vidas rotas. Historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría