Presentación en Vitoria de “El terrorismo en España”

Imagen

Deja un comentario

7 mayo, 2021 · 6:08

Vídeo del acto de presentación de Bilbao

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Enlace para el acto de hoy

Hoy a las 19:00 presentamos en Bilbao la obra El terrorismo en España. De ETA al Dáesh. Quien no pueda acudir tiene la ocasión de seguir en directo el acto en el siguiente enlace:
https://www.youtube.com/watch?v=mckuZXnBw7M

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Los medios reflejan “El terrorismo en España”

-SER Euskadi

Diario Vasco

-El Correo

-El Adelantado de Segovia

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

GFS: “Tres años del fin de ETA”, El Correo, 3-V-2021

Imagen

El 3 de mayo de 2018 Josu Ternera y Anboto leyeron el comunicado de despedida: “ETA surgió de este pueblo y ahora se disuelve en él”. Al día siguiente bastantes muros del País Vasco y Navarra aparecieron pintados con lemas como “Eskerrik asko, ETA. Garaipenera arte” (Gracias, ETA. Hasta la victoria).

Aquella escenificación trataba de disimular una verdad incómoda para la banda. Unos meses antes ETA había hecho circular entre sus simpatizantes una Comunicación Especial, hasta ahora inédita, sobre su autoliquidación en la que, poniendo la venda antes que la herida, hacía una advertencia: “Que nadie (…) desfigure estas decisiones o las sitúe en el esquema de ganador y perdedor”. No obstante, era inevitable situarlas en tal esquema. “Comprobamos que para el Estado español la confrontación armada era llevadera, y que no estaba dispuesto a negociar”, se lamentaban los terroristas. “Largas décadas de confrontación armada y la represión de los últimos años provocaron en nuestra base un agotamiento político y desgaste social, pero también en la sociedad vasca”.

No es el único documento interno en el que ETA confesó su fracaso. “Está claro que a medida que el conflicto armado ha evolucionado, la eficacia de la lucha armada ha cambiado y se ha desgastado”, se leía en las páginas de su último Zutabe. “Está a la vista que todavía nuestros objetivos no se han cumplido”.

Después de más de 3.500 atentados, 853 asesinatos, 2.632 heridos, 86 secuestrados y un número desconocido de amenazados, exiliados y damnificados económicamente, ETA no había alcanzado su meta fundacional: transformar Euskadi en un estado independiente, socialista y monolingüe en euskera que se anexionara Navarra y el País Vasco francés.

La democracia había prevalecido. Por un lado, era evidente que la sociedad vasca rechazaba la violencia. No solo en las encuestas: el movimiento pacifista y cívico había recuperado la calle. Por otro, la Ley de Partidos (2002) dejó fuera de las instituciones al brazo político de la banda y sus siglas herederas. En 2009 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ratificó la ilegalización de Batasuna. Aquel escenario facilitó el crecimiento de Aralar, un partido independentista que condenaba el terrorismo, lo que alarmó a la “izquierda abertzale” ortodoxa. Por añadidura, la eficaz actuación policial a ambos lados de la frontera fue desmantelando los comandos, los aparatos y las cúpulas de ETA, lo que dejó a la organización inoperante, falta de “santuario”, sin líderes experimentados y con disidencias internas. Su dirección constataba en 2004 “una preocupación generalizada entre los militantes debido a la falta de ekintzas”. De acuerdo con un informe de Florencio Domínguez, de 2000 a 2011 fueron arrestados 1.415 presuntos miembros o colaboradores de ETA. Entre 1999 y 2011 las FCSE incautaron 1.545 armas de fuego, 811 granadas y 23.881 kilogramos de explosivo.

La relación entre la banda y su anteriormente servil entorno se fue tensando hasta que estalló la crisis. Si bien la organización seguía apostando por la violencia, el sector mayoritario del nacionalismo radical deseaba volver a la arena pública. ETA intentó paralizar el debate sobre su continuidad con un atentado en las torres Kio de Madrid en enero de 2010, pero fue frustrado por la Guardia Civil. Tras aquel fiasco, los terroristas entraron en un “parón técnico”. En ese contexto hay que entender las declaraciones que el líder abertzale Tasio Erkizia realizó en junio de aquel mismo año: “hay más razones que nunca para la lucha armada, pero menos condiciones objetivas y subjetivas”. ETA no podía más. En octubre de 2011 anunció el “cese definitivo de su actividad armada”.

Desde aquel momento la banda y sus satélites intentaron edulcorar su derrota presentándola como una decisión unilateral. De ahí que en abril de 2017 orquestaran la “entrega” de unas pocas armas. En su Comunicación Especial ETA se congratulaba de que así “ganó el relato del desarme, alejándose del esquema de vencidos y vencedores y ganando la batalla de la voluntad”. Sin embargo, aquella pantomima no engañó a nadie que no quisiera ser engañado: el desarme de la banda ya lo habían llevado a cabo las FCSE.

Al año siguiente lo que quedaba de ETA se fue por el sumidero de la historia. Excepto un puñado de nostálgicos, nadie la echa de menos. Ahora bien, nos dejó un legado envenenado: el discurso del odio, los ongi etorris, la exaltación de los terroristas, la manipulación de la historia, el olvido, el sectarismo, el miedo a hablar de política, la presión contra los miembros de las FCSE y sus familias, los transterrados y el dolor de las víctimas. Es un reto difícil, pero debemos afrontarlo.

Fuente: El Correo

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

Nuevo Podcast del Centro Memorial: 41 años del asesinato de Jesús Argudo por el FRAVA

41 años del asesinato de Jesús Argudo por el FRAVA. Relatos Memorial VT

Pueden escucharlo aquí

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Presentación en Bilbao de “El terrorismo en España. De ETA al Dáesh”

Es necesario inscribirse en: comunicacion@centromemorialvt.com

2 comentarios

Archivado bajo Sin categoría

El terrorismo en España. De ETA al Dáesh

El 27 de junio de 1960 la explosión de una bomba causó heridas a una niña, Begoña Urroz, que falleció al día siguiente. Aquel atentado inauguraba la historia del terrorismo en España. A lo largo de sus páginas se asoman el DRIL, ETA, el BVE, los GRAPO, los GAL, Al Qaeda o Dáesh. Fueron organizaciones muy diferentes: nacionalistas radicales, de extrema izquierda, ultraderechistas, parapoliciales, internacionales o yihadistas. No obstante, a todas les guiaba el mismo principio: el fin justifica los medios sangrientos. Además de analizar la trayectoria de las distintas bandas terroristas, en la presente obra se presta especial atención a sus damnificados. El Ministerio del Interior ha registrado 1.451 asesinatos y 4.983 heridos en atentados producidos desde 1960 hasta la actualidad. Rescatando algunas de sus biografías, se confiere a las víctimas del terrorismo un papel destacado en el relato. Este libro nos permite comprender un fenómeno que no solo ha marcado nuestro pasado reciente, sino que todavía hoy supone una de las mayores amenazas a las que nos enfrentamos.

Más información

En la prensa

El Independiente

-SER Euskadi

Diario Vasco

-El Correo

-El Adelantado de Segovia

Reseñas

-Palabra de Millor

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

GFS: “ETA contra las mujeres”, El Correo, 21-IV-2021

Al anunciar su autodisolución en 2018 ETA advirtió de que sus miembros “continuarán con la lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista, euskaldun y no patriarcal en otros ámbitos”. Reclamar un estado-nación monolingüe ampliado con los territorios limítrofes había sido tradicional en los comunicados de la banda, pero la expresión “no patriarcal” sorprendió a algunos. Ahora bien, no era una novedad. Desde que apareció en un Zutabe de 1978, ETA militar había utilizado tal adjetivo ocasionalmente.

Del dicho al hecho hay un gran trecho. Pese a sus llamamientos a favor de la igualdad de género, ETA nunca asumió las demandas del movimiento feminista. Y mucho menos las prácticas. Por el contrario, funcionó como una organización patriarcal: la misoginia impregnaba las dinámicas tanto del grupo como de los individuos que lo integraban. En general, las militantes eran destinadas a tareas auxiliares, incluyendo las domésticas. Aunque la proporción fue creciendo con el paso del tiempo, a pocas etarras se les permitió realizar atentados y solo una exigua minoría de ellas ocupó puestos de poder.

Además, se las juzgaba con mayor severidad que a sus compañeros varones. Algunas autoras plantean que quizá ese fue el caso de la primera mujer que llegó a la dirección de ETA, Dolores González Katarain (Yoyes). Después de volver a casa, fue asesinada por la propia banda en septiembre de 1986 acusada de “traidora”. No obstante, era un “castigo” que no habían sufrido los cientos de exterroristas que habían hecho lo mismo antes que ella.

En total, 58 mujeres fueron asesinadas por las distintas ramas de ETA. De acuerdo con Raúl López Romo, representan el 6,86% de sus víctimas mortales. Tal porcentaje, menor que el habitual en otros tipos de terrorismo, responde a dos motivos. Uno, la escasa presencia femenina en las FCSE y el Ejército, los colectivos profesionales más atacados por la organización. Otro, el machismo de los etarras. Se veían a sí mismos como valientes y nobles “gudaris” con la misión de salvar a la patria. Matar a mujeres o niños no encajaba en el relato militarista y patriarcal en el que se habían imbuido.

Esa es una de las razones por las que ETA procuró evitar los atentados indiscriminados hasta que su debilidad le hizo cambiar de táctica a mediados de los años ochenta. E incluso entonces los perpetró fuera de Euskadi: desde su perspectiva, había mujeres menos valiosas que otras. Valgan como muestra las cinco primeras de la lista, fallecidas en la masacre de la madrileña cafetería Rolando en septiembre de 1974, y la última, la niña de seis años Silvia Martínez Santiago, en la explosión de un coche-bomba en Santa Pola en agosto de 2002.

La absoluta mayoría de las mujeres a las que ETA arrebató la vida, unas 50, no eran el objetivo principal del atentado, sino lo que la organización consideraría “daños colaterales”: las mataron porque acompañaban a un varón (su familiar o pareja) que sí estaba en el punto de mira o porque se encontraban en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Contamos con bibliografía sobre ETA y la cuestión del género, pero sintomáticamente casi en su totalidad se centra en las integrantes de la banda. La única víctima mortal acerca de la que se han escrito trabajos académicos es Yoyes. Apenas había nada sobre las otras damnificadas.

Sin embargo, el año pasado se inició un cambio de tendencia. Por un lado, la Universidad Rey Juan Carlos celebró el congreso “Mujeres víctimas del terrorismo y mujeres contra el terrorismo: Historia, Memoria, Labor y Legado”. Por otro, Sara Hidalgo y Ángel Comonte presentaron la obra Resistencia socialista en femenino. Por último, Pablo García Varela publicó en la Revista de Historia Actual un artículo con datos estadísticos que nos permiten conocer mejor el perfil de las mujeres asesinadas por ETA: su media de edad era de 34 años (la mayor tenía 79; las menores, tres); 13 eran amas de casa, cuatro estudiantes, tres maestras, tres empresarias…; había 14 niñas, en su mayoría hijas de guardias civiles; 30 de las adultas estaban casadas, 10, solteras, una, viuda y tres, en situación civil desconocida; 29 de las damnificadas tenían hijos, que en nueve casos quedaron huérfanos de ambos progenitores, ya que sus padres también murieron en al atentado; otras tres víctimas estaban embarazadas cuando fallecieron.

Estas iniciativas suponen un avance significativo, pero el tema dista de estar agotado. Son necesarios nuevos proyectos de investigación acerca de las mujeres asesinadas, heridas, secuestradas, vejadas, amenazadas, robadas, extorsionadas y desterradas por ETA y las otras bandas terroristas. Queda mucho por contar sobre ellas.

Fuente: El Correo

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Entrevista a Diogo Noivo

Aquí pueden escuchar la nueva edición de Relatos, el podcast del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo. En esta ocasión he entrevistado al politólogo Diogo Noivo acerca de su libro Uma História da ETA. Nação e Violência em Espanha e Portugal.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría