Sierra Delta Contra 11: Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo del Ministerio del Interior

Pueden escucharlo aquí

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Raúl López Romo: «¿En qué medida el terrorismo nacionaliza? Aproximaciones al caso vasco», RevHisto, 2022

Resumen

El número de obras dedicadas al terrorismo vasco es ya muy amplio. En este artículo repasaremos un grupo de trabajos que aborda un problema concreto: la relación entre esa forma de violencia política y los procesos de nacionalización de masas. La mayoría de ellos son microanálisis, que es donde aún cabe aportar más investigación original, ya sea desde la historia o desde otras disciplinas. Nos detendremos en un caso concreto aún por analizar: la evolución de aquellas localidades vascas y navarras donde el tradicionalismo, con su componente católico militante y nacionalista español, obtenía en la década de 1930 unos excelentes resultados electorales. Tras el franquismo, en muchas de ellas se había pasado a votar ampliamente a una opción abertzale e izquierdista como HB, el brazo político de ETA.

Pueden leerlo aquí

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Presentación de «Héroes de la retirada» en Madrid

Más información sobre el libro aquí

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

Presentación de «Héroes de la retirada» en San Sebastián

Deja un comentario

16 septiembre, 2022 · 8:11

Homenaje a Mario Onaindia en Zarauz

Deja un comentario

14 septiembre, 2022 · 12:39

Héroes de la retirada. La disolución de ETA político-militar


Autores
Gaizka Fernández Soldevilla (Coordinador)
Sara Hidalgo García de Orellán (Coordinador)
Felipe Juaristi (Prologuista)
Santiago de Pablo Contreras (Autor/a)
Xavier Casals (Autor/a)
María Jiménez Ramos (Autor/a)
Roncesvalles Labiano Juangarcía (Autor/a)
Lucía Gastón Lorente (Autor/a)
Luis Miguel Sordo Estella (Autor/a)
Gema Varona Martínez (Autor/a)
Juan Avilés Farré (Autor/a)

Resumen
Creada a finales de 1974, ETA político-militar dejó un sangriento rastro de asesinatos, heridos, secuestrados y extorsionados. Los atentados de esta organización agravaron aún más el problema de la violencia terrorista, que fue la principal amenaza a la que se enfrentó la Transición española. Para salvar la democracia, y pagando un alto precio personal y colectivo, «héroes de la retirada» como Juan José Rosón, Mario Onaindia y Juan Mari Bandrés pactaron el fin de la banda a cambio de la reinserción de sus integrantes. En septiembre de 1982 ETApm VII Asamblea anunció su autodisolución. Era la primera rama de ETA que dejaba las armas.

Más información en la web de Tecnos

-Índice y prólogo

En la prensa


Reseñas

Vídeos

-Presentación en San Sebastián

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Presentación de Grand Place en Bilbao

Deja un comentario

11 septiembre, 2022 · 13:32

¿Piezas que no encajan? La incómoda figura delvictimario-víctima en el relato del terrorismo

Resumen
Consideramos victimarios-víctimas a aquellas personas que primero vulneraron los derechos humanos fundamentales de otros individuos mediante el empleo de la violencia ilegítima y luego sufrieron ellos mismos una violencia ilegítima con el resultado de su fallecimiento. Se trata de una figura complicada y polémica, más en el contexto de la historia reciente del terrorismo en España. El objetivo de este artículo es distinguir y examinar las distintas tipologías de victimarios-víctimas a través de ejemplos ilustrativos de cada una de ellas. Tras el análisis de tales casos, intentaremos responder a dos cuestiones esenciales. Por un lado, ¿cómo encajar al victimario-víctima en un relato histórico del terrorismo elaborado de forma rigurosa? Por otro, ¿qué política de la memoria seguir con esta figura?
Palabras clave: Victimario-víctima, víctima, terrorismo, franquismo, violencia política


Abstract
We consider perpetrator-victims to be those persons who first violated the fundamental human rights of other individuals through the use of illegitimate violence and then suffered illegitimate violence themselves, resulting in their death. This is a complicated and controversial figure, more so in the context of the recent history of terrorism in Spain. The aim of this article is to distinguish and examine the different typologies of victim-victims through illustrative examples of each of them. After analyzing such cases, we will try to answer two essential questions. On the one hand, how to fit the victim-victimizer into a rigorously elaborated historical account of terrorism? On the other hand, what memory policy should be followed with this figure?
Keywords: Perpetrator-victim, victim, terrorism, Francoism, political violence

Pueden descargar el artículo aquí

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

GFS y María Jiménez: «Las cicatrices de ETA», El Correo, 25-VIII-2022

En diciembre de 1963 tres miembros de ETA propinaron una paliza al maestro de Zaldibar. En febrero de 1964, en Sestao, un guardia civil fue atacado por la espalda con un objeto contundente por dos individuos que luego le robaron el arma. En junio de 1965 una pareja del mismo cuerpo dio el alto a cinco jóvenes sospechosos. A medio camino al puesto de Vera de Bidasoa los etarras golpearon a los agentes hasta dejar inconsciente a uno de ellos. En 2006, 41 años después de los hechos, uno de los dos guardias civiles fue reconocido por la Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo (Ministerio del Interior). A efectos oficiales, se trata del primer herido por ETA.

Gracias a la colaboración entre dicha Dirección General y el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, pudimos consultar el registro de las personas que han sido indemnizadas por lesiones físicas o psicológicas sufridas en atentados de la banda y su entorno juvenil. El trabajo, que sigue la estela del libro Heridos y olvidados y ha sido publicado en la revista Historia y Política, arroja una cifra escalofriante: ETA causó al menos 2.632 heridos desde 1965. Dos tercios fueron leves, pero a 858 (el 32% del total) se les diagnosticó una incapacidad permanente total o absoluta o una gran invalidez. Este último grupo, integrado por los supervivientes con secuelas más graves, lo conforman 40 ciudadanos.

Con excepciones como la de Irene Villa, apenas recordamos a los heridos, así que merece la pena bosquejar su perfil. Confirmando que ETA jamás fue una organización antifranquista, solo el 1,06% de los heridos lo fueron antes de la muerte de Franco; el resto, después. El 95,7% eran de nacionalidad española. Jóvenes en su mayoría, en torno al 55% tenía menos de 40 años y su edad media era de 34,5 años. Entre los damnificados había 174 menores de edad.

Hubo atentados en toda España, pero los afectados se concentran en Madrid (663), Guipúzcoa (476), Vizcaya (393) y Navarra (201). Solo se computa uno fuera de nuestras fronteras: el italiano Marco Formichella, lesionado por la explosión de una bomba adosada al automóvil del teniente coronel Fernando Sacristán Ruano, agregado militar en la Embajada española en Roma, en febrero de 1995.

El 32% de los heridos pertenecían a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y al Ejército. Hay que recordar que durante años policías, guardias civiles y militares fueron el blanco predilecto de ETA, que buscaba presionar al Gobierno para que, ante el creciente peligro de un golpe de Estado, se viese obligado a ceder a sus demandas. Tal estrategia explica por qué durante la Transición los uniformados suponían el 52,3% de los afectados, porcentaje que iría disminuyendo hasta llegar al 21,1% en la etapa de “socialización del sufrimiento” (1995-2011).

Hay que advertir que no están todos los que son. Basten como muestra dos botones. En marzo de 1968 hubo una explosión en la sede central de El Correo que provocó lesiones leves a un operario de composición y caja. Fue la primera vez que un artefacto de tales características producía un herido, pero no está recogido en el listado del Ministerio del Interior. De acuerdo con el sumario, el atentado de la cafetería Rolando (septiembre de 1974) dejó 13 víctimas mortales y 73 heridos. No obstante, solo se ha indemnizado a 13 de estos últimos. La razón estriba en que el prolongado tiempo transcurrido entre los atentados perpetrados durante las primeras décadas y la regulación de las ayudas ha dificultado el acceso a las mismas. Muchos damnificados no sobrevivieron hasta ver aprobada esa legislación, no se enteraron de que podían hacer una solicitud o no habían guardado pruebas documentales del origen de sus lesiones. De media, los que fueron reconocidos tuvieron que esperar 6,5 años.

El estudio del terrorismo de ETA y su entorno implica necesariamente la atención a los heridos, un colectivo compuesto por un mínimo de 2.632 personas que no dispusieron de un mecanismo legal, sistematizado y sin restricciones temporales para responder a sus necesidades hasta 2011. Tanto los afectados directos como sus familiares, que les han atendido y cuidado a lo largo de los años, han padecido y muchos todavía padecen las consecuencias de la violencia.

Las heridas que causó ETA no han cicatrizado. Por un lado, por la gravedad de bastantes de ellas. Por otro, porque el nacionalismo radical está empeñado en reabrirlas. Sus llamativas promesas de enmienda han resultado falsas. Como está demostrando este verano, la “izquierda abertzale” sigue justificando el terrorismo, homenajeando a quienes lo perpetraron y humillando a las víctimas. Y así las heridas nunca sanarán.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Monográfico sobre violencia política en la revista «Araucaria»

La Universidad de Sevilla acaba de publicar el último nº de la revista Araucaria. Se trata de un doble monográfico sobre violencia política coordinado por David Mota, Alberto Martin, Jerónimo Ríos y un servidor.
Pueden leerlo aquí

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría